Siga-nos no Facebook

  • w-facebook

Copyright ©: Los autores

                            Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd)

Este documento está sujeto a una licencia de uso Creative Commons 

Atlas de Anatomía Veterinaria

Clasificación de los músculos esqueléticos

La musculatura esquelética constituye en conjunto el componente activo del aparato locomotor. Los músculos son órganos contráctiles; sus inserciones tienen lugar fundamentalmente en los huesos, de modo que cuando se contraen proporcionan la fuerza necesaria para el movimiento del esqueleto, ya sean movimientos de partes concretas del mismo o la locomoción del organismo entero. El músculo esquelético también participa en la prevención de movimientos y en el soporte del peso corporal, como ocurre por ejemplo cuando su contracción sirve para estabilizar o fijar las articulaciones. Los músculos, además, contribuyen a conformar las paredes de las cavidades torácica, abdominal y pélvica, y participan en importantes funciones orgánicas como la respiración.

Aunque la mayor parte de los músculos esqueléticos se unen mediante formaciones tendinosas a los huesos o los cartílagos, algunos músculos también pueden unirse a un órgano (como es el caso por ejemplo de varios grupos musculares de la cabeza, responsables de los movimientos de la lengua, faringe, laringe o del globo ocular; o también de los músculos situados en las partes terminales de los aparatos digestivo y urogenital). En estos casos se considera que los músculos ya no pertenecen al aparato locomotor, y es más adecuado estudiarlos junto con los órganos y aparatos correspondientes.

Para organizar la descripción de los diferentes músculos podemos considerar, siguiendo criterios topográficos y funcionales, diversos grupos musculares:

Músculos de la columna vertebral

Músculos ventrales del cuello

Músculos torácicos

Músculos abdominales

Músculos de la cola